Boxee Box


Boxee Box quiere convertirse en el protagonista absoluto de tu salón. La caja mágica de D-Link se actualiza a su última versión para traer a los salones españoles una completa oferta de contenido multimedia (series, películas, imágenes, música) y que con un fuerte enfoque social, apuesta por competir en un terreno en el que tiene como rivales a consolas como Xbox, reproductores multimedia “sencillos” como los que ofrecen Westerd Digital o Iomega y productos “de nicho” como puede ser elApple TV.

Ficha técnica

¿Qué nos ofrece la nueva Boxee Box?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la “versión española” de Boxee Box es bastante diferente a la que la compañía ofrece en Estados Unidos, tanto en hardware como en contenidos. Los que hayan seguido las novedades de Boxee en tierras americanas habrán descubierto con cierta envidia cómo la nueva Boxee adopta un nuevo diseño (mucho más compacto) en el que como gran novedad ofrece un completo PVR (Personal Video Recorder) capaz de guardar los contenidos que grabamos en la nube para que de esta forma, podamos acceder a los mismos desde cualquier dispositivo.
Esta nueva tecnología surge de la alianza de la propia Boxee con varias cadenas americanas además de compañías de cable, por lo que de momento no parece bastante probable que veamos el último modelo de Boxee en nuestro país, si no es con las restricciones habituales, a saber: sin PVR, sin Netflix, sin Hulu, etc.
¿Qué es lo que tenemos entonces? En realidad mucho. Boxee Box es un estupendo hub de contenidos para nuestro hogar y es que aunque como veremos a continuación tiene ciertos aspectos que desde luego pueden mejorar, por 150 euros vamos a obtener un centro multimedia que, bien aprovechado, puede convertirse en un amigo inseparable.

Una caja que no deja indiferente

Boxee Box apuesta desde luego por un diseño arriesgado: o te encanta, o lo odias. Su forma poliédrica huye de convencionalismos  estéticos y más que un elemento que “ocultar” tras el televisor o en una estantería, reclama para sí un protagonismo justificado.  Se trata de un gadget bonito, que podemos situar junto a nuestro televisor y que dejará intrigado a más de uno, que no podrá evitar preguntarse si forma parte del mobiliario o es algo más.
En su interior descubrimos un  Intel Atom CE4100 a 1,2 GHz, que sin ser el no va a más en potencia, sí que ofrece la necesaria para gestionar nuestra librería multimedia y reproducir contenidos a 1080p, lo cual es más que suficiente para el propósito del aparato. En cuanto a la conectividad, ofrece dos conexiones USB 2.0, un lector de tarjetas SD/SDHC, un salida óptica de audio S/PDIF, una salia de audio analógica (RCA L/R), conectividad HDMI 1.3, soporte WiFi (gracias al chipset 802.11 b/g/n), DLNA y Ethernet.
Echamos de menos eso sí, en un dispositivo de estas dimensiones, que no se ofrezca almacenamiento interno. Para ofrecer “simplemente” streaming de nuestros contenidos, resulta un tanto peculiar que se haya optado por estas dimensiones aunque como apuntamos anteriormente, todo parece apuntar a una decisión estética más que funcional.
El conjunto se completa con un mando a distancia bastante original. En el anverso ofrece los clásicos botones de reproducción y control de contenidos (Play, Pausa, etc.) mientras que en el reverso nos encontramos con un teclado Qwerty completo que nos va a ayudar a navegar en determinadas aplicaciones en las que tenemos que introducir texto, ya sea en su navegador, ya sean aplicaciones específicas como Youtube y otras.
Si afirmábamos que Boxee Box ofrece un diseño que raya a gran altura, no ocurre lo mismo con el mando. A pesar de que la idea de la doble cara es buena, no nos acaba de convencer cómo se ha resuelto. La parte de control principal (donde se encuentran las teclas de control de vídeo) es un tanto confusa, ya que a menos que nos fijemos bien nunca acabamos de tener claro si estamos apuntando hacia el televisor o hacia nosotros mismos. En cuanto a la posterior, el reconocimiento de las teclas es correcto, pero quizás son demasiado duras para poder escribir con cierta soltura.

¿Faltan contenidos?

Boxee Box triunfa en Estados Unidos porque es una gran plataforma de contenidos. No sólo porque ofrece integración con plataformas como Netflix, Hulu o Vudu, sino que tras haber firmado varios acuerdos con players como ABC, FOX  o NBC ofrece a sus usuarios los contenidos más populares de estas cadenas, tanto en tiempo real como en modalidad archivo.
En el caso de España, la selección de películas se limita a lo que podemos obtener de OpenFilm.com o lo que es lo mismo: películas independientes, títulos descatalogados, rarezas… en definitiva, nada especialmente atractivo para el espectador medio. En cuanto a las series, si como hemos comentado, en Estados Unidos se ofrecen los principales estrenos nacionales (no los de cable) en España existen ciertos contenidos de La Sexta o Telecinco. aunque por lo que hemos comprobado, sus feeds no están muy actualizados y en muchos casos más que reproducir los contenidos en cuestión, lo que obtenemos es un enlace que apunta directamente al navegador.
Si bien es cierto que por cuestión de derechos Boxee no puede ofrecer en España los contenidos que sí ofrece en Estados Unidos, sí que podría haber optado por integrar algunos players locales, como por ejemplo Wuaki.tvYouzeeFilmin o Voddler, sirviendo de esta forma de impulso para la industria local. El hecho de que ni siquiera se puedan alquilar contenidos de calidad (algo que sí tenemos en el Apple TV, Xbox o en algunos Smart TV), puede lastrar la penetración del producto.

Por otro lado y para ser justos, contenidos sí que sobran en su sección de aplicaciones. Las aplicaciones son en realidad una adaptación de los contenidos que hoy en día ofrecen en Internet portales como Youtube, Vimeo, CNET, Justin TV, etc. utilizando para ello el feed RSS de estas páginas web optando por una interfaz propia, adaptada a las necesidades y características de un televisor. Aquí hay de todo, ya que por defecto Boxee nos ofrece más de 300 aplicaciones. Las hay que están resultas de una forma brillante y las hay que nos pasan de ser un enlace a su propio navegador. Tienen en común eso sí, que la inmensa mayoría ofrecen contenidos en inglés, lo cual es fantástico si dominamos el idioma o estamos aprendiendo, pero puede decepcionar a muchos otros.
Además es necesario destacar el enfoque “social” del gadget, ya que nos permite conectarlo con nuestras cuentas en Facebook y Twitter. De esta forma, no sólo podremos ver en nuestra televisión los contenidos audiovisuales que comparten nuestros contactos, sino que podremos compartir con el mundo lo que estamos viendo en nuestra televisión.
Finalmente hay que destacar que  Boxee también permite que añadamos manualmente repositorios de otros creadores de contenidos, por lo que si exploramos un poco en Internet, podemos encontrar fuentes interesantes con las que completar nuestra experiencia.
¿Faltan por lo tanto contenidos? Depende de como se vea. Desde luego la experiencia no es la misma que la que vamos a obtener en otros países pero también es cierto, que en España tampoco vamos a encontrar ningún fabricante que pueda ofrecernos todos esos contenidos que echamos de menos, si exceptuamos claro está, algunos planes de pago como los que nos puede ofrecer Canal+ a través de su Yomvi y similares.

Entradas populares de este blog

CFW Arch 4.30 CEX Rev 2.0